Del 1 de junio al 30 de diciembre de 2024, sumérgete en el cautivador mundo de la artista Giandra de Castro, donde el agua se convierte en el pincel de sus impactantes fotografías. Siguiendo la ruta de acceso a Lago del biotopo de Combloux, descubrirás una treintena de obras que te invitarán a una experiencia de contemplación y asombro. Mientras tanto, conozcamos al artista y descubramos juntos los secretos de esta exposición, gratuita y abierta a todos.

Giandra de Castro, nacida en Brasil, desarrolló su pasión por el arte en Francia a la edad de 12 años, inspirándose en particular en los impresionistas que descubrió en el Museo de Orsay. Su trabajo fotográfico explora diversos movimientos artísticos, desde el impresionismo hasta lo abstracto pasando por el surrealismo. Establecida en Alta Saboya, encontró un verdadero refugio espiritual y artístico cerca de los lagos, donde su obra adquiere todo su significado. Su talento la ha llevado a exponer en más de 19 países alrededor del mundo.

Sus fotografías, algunas de las cuales recuerdan a pinturas, están sorprendentemente sin retoques. ¿Por qué elegiste este enfoque y qué desafío presenta para ti como artista?

Realmente no elegí este enfoque, sino que se me impuso. Porque cuando observamos un cuerpo de agua, toda la magia está ahí, desde el principio: los sujetos, los matices, el movimiento del agua y su matrimonio con la luz que dan a la fotografía atmósferas como Turner, como Monet. Está todo en el agua: romanticismo alemán, abstracción, surrealismo, pasteles, grabados... Estudié cromo e impresión artística en Gobelins y en ENS Louis Lumière. para respetar al máximo la magia del inicio durante el revelado digital de los archivos nativos de la cámara (RAW). Respeto las reglas impuestas en los concursos naturalistas (tasa de recorte, no añadir ni eliminar píxeles en la imagen, no alterar los colores, no distorsionar, etc.).

Lo más difícil para mí es ayudar al observador a aliviar la tensión que surge, legítimamente, cuando su cerebro dice: “esto no es pintura, esto es la realidad, ¿cómo es posible?” ". Es difícil admitir que toda esta magia, toda esta belleza, todo este encanto pictorialista está ahí, a nuestros pies, al borde de un lago en la orilla, sin barco ni avión ni máscara ni snorkel, sin trucos para captar la vista. ni transformaciones digitales.

¿Cuándo, dónde y cómo se realizaron las obras que se exhibirán en la ruta de acceso al lago?

En tres lagos: Lac Vert, Lac des Contamines, Lac de Montriond. Entre 2019 y 2024, excluyendo parón por COVID. Estas fotografías se tomaron girando la cámara hacia abajo, hacia la superficie del agua, para captar reflejos o adornos de hielo, o el agua material. Sin trucos de cámara, sin motores ni snorkel, sólo quedándonos al borde del lago, en la orilla.

Una vez alcanzado el estado de contemplación, encuadro, luego fotografío en ráfagas para captar los movimientos del agua y posteriormente selecciono la mejor propuesta del agua. Permanecer en un lugar fijo durante mucho tiempo me permite observar variaciones de luz y ángulo de incidencia, así como la nubosidad, lo que influye en el nivel de opacidad o translucidez del reflejo.

¿Cuánto tiempo se tarda en localizar un lugar, fotografiarlo y finalizar la obra?

Nunca he tomado una fotografía interesante hasta la cuarta hora de estar en un lugar. Al principio, como todo el mundo, sólo veo apariencias. Con el cansancio de la mirada, aparecen las apariciones, y realmente me siento un chamán, un transeúnte de mundos. Tengo la impresión de que el tiempo es una llave para revelar mundos escondidos en el aburrimiento, en lo desapercibido, en lo banal. No frecuento muchos lagos, pero los frecuento como un círculo de amigos cercanos. Es esta diligencia la que me permite recoger sus confidencias, sus historias inéditas. Pasé más de 700 horas en Lac Vert, Lac des Contamines durante más de 100 horas, Lac de Montriond durante más de 200 horas. Luego me lleva un mes finalizar la fotografía., porque la mayor parte del trabajo posterior consiste en comparar las fotos dos a dos incluso para elegir la fotografía mágica.

No retoco las fotografías: no agrego ni elimino elementos, recorte mínimo, no etalonaje (creación de atmósferas de color cambiando tonos). El desarrollo del negativo digital se restringe a las acciones y proporciones autorizadas por los concursos naturalistas (por ejemplo, curva tonal, nitidez, etc.)

¿Agua salada o agua dulce?

Agua Blanda, porque la suavidad es la esencia de la energía Yin. Mi fotografía está decididamente inscrita en esta energía del tiempo, de lo efímero, de la translucidez, de la suavidad, de la contemplación.

¿Cómo espera que los espectadores respondan a su exposición y qué mensaje o emoción espera que se lleven después de verla?

Me encanta este momento en el que un observador viene a decirme: “Nunca volveré a ver agua como antes”, y que me dice “esto me da ganas de volver a la orilla de un lago”. Me gusta que lleven consigo ese refrigerio de la mirada, este deseo de detenerse, de dejar que las apariencias dejen paso a las apariencias, gracias al cansancio de la mirada, una verdadera apertura hacia estos mundos escondidos en lo desapercibido.

Como artista, ¿cómo percibes el papel del agua en nuestra vida diaria y en nuestra conciencia colectiva?

El agua está tan presente, o es tan escasa, que extrañamos su magia. Experimentamos el agua como un elemento útil en las economías. Nos codeamos con el agua domesticada, económica, geopolítica y social. Las fotografías sobre el tema del agua son generalmente ensayos fotográficos sobre la sequía, los riesgos naturales, los peligros. Es el agua del espacio cotidiano, el agua del espacio profano. Mi obra es parte del espacio del agua sagrada, en un proceso de reconexión con los elementos naturales, de asombro.

Este vaso de agua que contiene al menos un átomo que ha pasado por cada uno de los seres vivos que ha pasado por esta tierra, al menos un átomo que ha pasado por el cosmos... El agua que nos conecta, este órgano universal que vincula a las especies, que conecta los vivos con el ecosistema y el ecosistema con el cosmos… nos bañamos con él, lo bebemos sin pensar en ello…

¿Hay algún encuentro o historia importante que demuestre el impacto de su trabajo en la sensibilización sobre los problemas del agua y el medio ambiente?

Durante Perspectivas de ComblouxMe encantó el encuentro con los hidrólogos y glaciólogos del Instituto de Geociencias Ambientales (apoyado por el CRNS). Me hablaron de la importancia del arte también para ellos, los científicos, y me invitaron a exponer una veintena de obras en su laboratorio de Grenoble y a celebrar conferencias conjuntas sobre el tema Arte y Ciencia.

¿Tu estado favorito del agua?

La transición. Es en el medio donde dibujo mis fotografías más interesantes., el más abstracto, el más gráfico, o el más evocador de la inmensidad, con pequeños detalles que, transfigurados, evocan lo inmensamente grande. Entre dos estados del agua (helada/nieve, hielo/agua…), entre dos estaciones, entre sueño y realidad, entre veracidad y surrealismo, entre fotografía y pintura… todas mis evocaciones viven en el entremedio.

Maddy

Acerca de Maddy

Como responsable de proyectos web y relaciones con la prensa de la Oficina de Turismo de Combloux, soy responsable de actualizar el sitio web e informar a los periodistas sobre las últimas novedades de nuestro hermoso destino.
Lo que me encanta sobre todo es conocer gente nueva y descubrir su mundo. Originaria de Bretaña, el mundo de la montaña me reserva muchas sorpresas maravillosas. ¡Y en Combloux no faltan personalidades! Por eso, es un placer y un entusiasmo compartir contigo artículos y entrevistas, para que Combloux ya no tenga secretos para ti.

¿Fue útil ese contenido?